Ejemplos de adverbios terminados en -mente

El adverbio se presenta como una categoría híbrida que la gramática tradicional ha elaborado y cuyos inconvenientes sintácticos y semánticos no han sido resueltos en forma satisfactoria. De momento nos limitamos en este trabajo a los adverbios en -psique que marchan como operadores pragmáticos indicadores de actitud oracional. Los hemos escogido por el hecho de que han sido poco sistematizados en castellano y figuran normalmente como adverbios de modo, si bien las entrevistas analizadas han probado que solo un escaso número aparece señalando una circunstancia modal del verbo.
El término «operador pragmático» está tomado de la lógica y lo utilizamos en el sentido en que lo emplea Uriel Weinreich incluyendo «that paradigm of discourse features which comprises assertion, and features incompatible with assertion and with each other; question, command, and attitudes to the content of discourse, insofar as they are coded». Entre las subclases que engloban los operadores pragmáticos está incluyendo la que llamamos «de actitud oracional», la que corresponde a los indicadores de actitud del hablante con con respecto al contenido de su discurso.
Nuestro análisis solo procura entregar una descripción del sentido de los mensajes en los que intervienen estos adverbios en -psique como señales de situación del hablante para facilitar la comparación con los usos de otras regiones dialectales hispánicas. De momento no adelantamos ninguna hipótesis: a) sobre el significado del morfema -psique, b) sobre las modificaciones que padece el significado de los adjetivos al unirse a dicho morfema para formar los adverbios, c) sobre las distingues semánticas que van unidas a las distingues de funciones sintácticas (modificador de verbo, de oración o bien proposición, y de adjetivo o bien adverbio).
Queda puesto que aclarado que cuando establecemos, más adelante, diferentes clases conforme las actitudes oracionales, éstas son clases referentes al sentido de los mensajes y no al significado de la manera -psique o bien al del adverbio correlativo. En todos y cada uno y cada caso señalamos el orden en que ha aparecido el adverbio respecto a la oración o bien proposición a la que altera (antepuesto, postergado, intercalado).
En exactamente las mismas entrevistas analizadas3 se ha hecho el inventario de otras formas que posee la lengua para expresar mensajes similares a los indicados en los textos en que figuran estos adverbios en -psique. Por el momento solo presentamos 3 conjuntos: a) adverbios en -psique, b) otros adverbios (palabras o bien oraciones adverbiales), c) construcciones verbales.
Para circunscribir la categoría de los adverbios que designan actitud oracional, sometemos los textos al siguiente procedimiento general de reconocimiento a través de una paráfrasis, que nos ha sido sugerido por la gramática transformacional. Toda construcción con adverbio de actitud oracional está relacionada semánticamente con una paráfrasis: verbo ser + predicativo + proposición substantiva sujeto encabezada por que.
1 a. «Sin duda Acapulco está muy listo para el turismo».
1 b. «Es incuestionable que Acapulco está muy listo para el turismo».
dos a. «Llegaremos a Nápoles, probablemente a la noche».
dos b. «Posiblemente sea a la noche cuando lleguemos a Nápoles».
Para las dos oraciones (1 a.) y (dos a.), las paráfrasis (1 b.) y (dos b.) poseen la manera: verbo ser + predicativo + proposición substantiva con que, lo que señala que debemos incluirlos en exactamente la misma clase de adverbios, los de actitud oracional, que estamos estudiando. Mas existe una divergencia en la proposición substantiva sujeto («que Acapulco está muy dispuesto para el turismo»; «que sea a la noche cuando lleguemos a Nápoles»), lo que debemos aclarar.
Consideremos cualquier par de opuestos en las actitudes oracionales (agradable-desapacible; seguro-incierto, etcétera) y para reducir las combinaciones posibles, tomemos hechos que se expresen con 2 segmentos (por servirnos de un ejemplo; venir-esta tarde). Puede suceder:
a) Que no se marque con signos de actitud ninguno de los 2 segmentos:
cero cero «Va a venir esta tarde».
b) Que se marque uno y el otro no:
cero + «Va a venir, y dichosamente será esta tarde»
cero – «Va a venir, mas desgraciadamente será esta tarde».
+ cero «Dichosamente va a venir; será esta tarde»
– cero «Desgraciadamente va a venir; lo hará esta tarde».
c) Que se marquen los 2:
+ + «Dichosamente va a venir, y merced a Dios será esta tarde».
+ – «Dichosamente va a venir, si bien desgraciadamente sea esta tarde»
– + «Si bien es lamentable que venga, cuando menos ocurrirá esta tarde»
– – «Por desgracia va a venir, y desgraciadamente será esta tarde»
En los ejemplos precedentes vemos que la lengua deja distinguir todos y cada uno de ellos de los segmentos, marcándolos en forma opositiva o bien neutra, mas generalmente precisa hacerlo con oraciones ordenadas para dejarlos claramente ciertos.
Sin embargo, no acostumbra a ocurrir que el hablante ponga marcas en todos y cada uno de ellos de los segmentos del texto. Lo más frecuente es que aparezca una sola, y localizada en forma variable. Por si fuera poco su situación no determina inequívocamente cuál es el segmento más perjudicado por el signo y qué pasa con los otros segmentos. Hay casos de vaguedad («Desgraciadamente va a venir esta tarde») y casos en que el contexto soluciona la significación incluso contra la que podría creerse que corresponde a ese orden («Pudo enterarse dichosamente esa mañana, un minuto ya antes de partir»)seis.
En última instancia, la interpretación del alcance de las señales depende del contexto y del conocimiento que tengamos del referente; en ocasiones asimismo, de señales suprasegmentales. En cambio parecería que el orden posee siempre y en toda circunstancia matices estilísticos.
A pesar de lo dicho, no dejaremos de considerar a todos y cada uno estos adverbios como indicadores de actitud oracional pues siempre y en todo momento afectan a la oración, y lo que cambia es la amplitud semántica con que hay que comprenderlos. Pueden suceder 2 cosas:
a) Que se comprenda el hecho con un sentido general (que asimismo incluye en sí, como resulta lógico, la significación circunscripta por el complemento). En «Por desgracia J. vendrá esta tarde», podemos lamentar que «J. venga» («el día de hoy», «mañana» o bien «en como instante» y, en consecuencia, asimismo «esta tarde»).
b) Que se comprenda el hecho con un sentido limitado al alcance determinado por el complemento, Solamente. En «Le hemos dicho a J. que fuese puntual, y llega desgraciadamente tras las 8», no nos lamentamos de que «J. haya llegado» en términos generales, cualquiera que haya sido la hora, sino más bien exactamente «tras las 8». Eso no quiere decir que el adverbio indique una actitud ante ese segmento solo, no «nos lamentamos de tras las 8», sino más bien de «su llegar tras las 8», con una significación del hecho de «llegar» que está limitada y que suprime -en lo que se refiere a nuestra marca de desagrado- a otras posibles «llegadas»: «llegar ya antes de las 8», «llegar temprano», «llegar a cualquier hora», etcétera

Fuente: Ejemplosdeadverbios.com

Los adverbios alemanes vs españoles

Vamos a empezar con los adverbios. Los adverbios son palabras que son invariantes (no se rechazan) y alteran el significado de un verbo, un adjetivo o bien otro adverbio.. La situación de los adverbios puede cambiar. Como vimos en la lección catorce los adverbios pueden ocupar 2 situaciones en la estructura de la oración:
* Pueden aparecer a principio de una oración, con lo que el sujeto pasa a la tercera situación, en tanto que como vimos, el verbo siempre y en toda circunstancia debe ocupar la segunda situación (salvo en ciertas ocasiones)
Ich esse Pasta und ich esse Fleisch oder Fisch
Normalerweise esse ich Pasta, aber manchmal esse ich Fleisch oder Fisch

* Asimismo puede aparecer en situaciones intermedias, en este caso puede ocupar varias situaciones. Para esto hay una serie de reglas:

En primer sitio analizaremos los adverbios de tiempo. Para ello, mirar estos ejemplos de adverbios.

 

Ejemplos de adverbios de frecuencia

Los adverbios de frecuencia son los adverbios de tiempo que responden a preguntas como: “How frequently?” or “How often? (¿cuán de manera frecuente?)
Se utiliza para señalar cuan a menudo se efectúa alguna acción, o bien sucede algo

Algunos son: always(siempre y en todo momento) daily(a diario), weekly(semanalmente), often(a menudo), sometimes (en ocasiones), rarely(raramente).. etc
A su vez los adverbios de frecuencia en inglés se pueden dividir en 2 tipos, los definidos, y los indefinidos

1) Adverbios de frecuencia indefinidos. Son los que no nos afirman el tiempo de frecuencia, sino más bien que solo nos da una idea aproximada, depende del contexto para entregar con el tiempo de frecuencia aproximado

Son los siguientes

always (ólweis) – siempre
usually (iúshuali) – habitualmente
frequently (fríkuentli) – frecuentemente
often (ófen) – a menudo
sometimes (sámtáims) ciertas veces
occasionally (okéishonali) – ocasionalmente
rarely (rérli) – casi nunca
seldom (séldom) – casi nunca
hardly ever (járdli éver) – casi nunca
never (néver) – nunca
normally (nórmali) – normalmente
regularly (régüiularli) – regularmente
dos)Adverbios de frecuencia definidos. Son los que nos afirman precisamente cada cuanto tiempo se efectúa una acción,

Son los próximos:

annually (ániuali) – anualmente
yearly (íerli) – anualmente
monthly (mánzli) – mensualmente
weekly (uíkli) – semanalmente
daily (déili) diariamente
hourly (áuerli) – a cada hora

Fuente: Ejemplos de adverbios

¿Qué función ejercen los adverbios?

La función más frecuente de los adverbios es la de complemento ocasional del verbo para expresar sitio, tiempo, modo, cantidad, aseveración, negación o bien duda. Por poner un ejemplo de adverbio:
.
……………Paseamos relajadamente por la playa.
……………………………….. .C.C. modo
……………Has hecho muchísima comida para el día de hoy.
…………………………. C.C. cantidad

Ciertos adverbios pueden alterar a un adjetivo o bien a otro adverbio, dando sitio a conjuntos adjetivales o bien a conjuntos adverbiales. Esta función la suelen desempeñar los adverbios cuantificadores. Por poner un ejemplo:

…………….Se puso muy inquieto al verme llegar.
……………..He estado tan cerca de lograrlo…

Los adverbios, a menos que estén sustantivados, no pueden desempeñar en la oración las próximas funciones: sujeto, complemento directo, complemento indirecto, complemento de régimen y complemento agente.
Además, ciertas palabras, como bastante, mucho o bien poco, pueden ser adverbios o bien determinantes. Si ponemos la oración en plural y el complemento no cambia de número, entonces estamos frente a un adverbio con toda seguridad. Por servirnos de un ejemplo:

……………Yo estudio mucho. —— Nosotros estudiamos mucho.

Los adverbios de sitio o de lugar

El casi siempre y en toda circunstancia impresentable consistorio madrileño, amén de tener el descaro de limosnear de propios y extraños para sostener su megalómano y también inconsistente proyecto llevado a cabo en el antiguo Palacio de Correos, pisotea alegremente la ortografía y la gramática de España al rotular, en una suerte de cepillos estratégicamente esparcidos por los espacios del inhóspito y muy caro engendro gallardónico-botellero, «aquí tú donación» ¡exactamente para «secundar este espacio cultural»!

La fotografía que ampliamos procede del artículo publicado el día de ayer en «El País» digital por A. G. d’Atri (quien, no obstante, no semeja haberse dado cuenta de los despropósitos, cabe aguardar que Solamente por deficiencias visuales y no de capacitación; y que, por si fuera poco, charla de huchas, cuando lo adecuado sería hacerlo de cepillos).

Sólo nos queda aconsejar al anónimo responsable cultural de la Cosa de Cibeles que, si hizo novillos el día en que en su escuela se enseñaban los adverbios de sitio y volvió a hacerlos (¡vaya, hombre!) en la clase donde se estudiaba la diferencia entre el tú pronombre y el tu adjetivo, se lea al menos lo que sobre esta sencillísima cuestión escribió nuestro abuelo L. Hernández A. en su Defensa del Idioma, y que publicamos en su día en la próxima entrada. ¡Ánimo, que jamás es tarde! De nada.

Fuente: http://ejemplosdeadverbios.hazblog.com/

Ejemplos de adverbios: Adv. de Modo

Los adverbios de modo son palabras que se usan para expresar de qué manera se lleva a cabo la acción que efectúa el verbo al como acompañan; esto es que explican la manera en que se efectúa el hecho, dando de esta manera una mayor claridad al significado de la oración. Ciertos adjetivos asimismo pueden utilizarse como adverbios de modo en algunos casos.

Adverbios de modo: claro, fuerte, cenar, conforme, francamente, de forma estupenda, realmente, aposta, despacio, deprisa, veloz, bajo.

La definición de adverbios: Nos señala que puede cambiar o bien alterar el adjetivo, verbo y hasta otros adverbios que puedan estar incluidos en una oración. Cabe destacar que el adverbio de modo, puede hacer empleo de sufijos como “psique”.

Su función principal es complementar o bien entregar una información, parte de la funcion de los adverbios.

Poema para identificar los adverbios de lugar

Acá es donde estoy yo. Esté donde esté yo siempre y en todo momento estoy acá donde me ves. esta casa, estas caras, estas cosas fatigan, pues acá fatiga acá hace sed de irse, sed de allá mas allá es el sitio donde nunca podré estar, donde yo soy imposible. Vaya donde vaya, allí donde yo llegue será acá y estaré ya esperándome a mí mismo con un ramo de rosas iguales en la mano. Ahí es tu acá. Ahí semeja un chillido por el hecho de que es donde te duele. Yo deseo estar ahí, donde estás tú, tú acá o bien, mejor, los 2 allá, recónditos, juntos por el hecho de que lo vivo es lo junto. Ahí hay el amor que no hay acá. Esas cosas tocadas por tus manos, eso que piensas, afirmas, callas, sueñas, esos lugares donde estás sin mí, eso deseo, eso necesito y ser tu ahí, tu aliento intercalado. Allá es la salvación, el espejismo nacido de la sed de estar acá. Allá sí que seríamos felices, donde tu acá y mi ahí estarían juntos, comerían perdices que no existen. Allá es la lluvia aquella que cae sobre este páramo sediento. Allá es Jauja, el Dorado. No hay palabras que puedan entregar idea de aquel lugar. Las palabras son éstas, jamás aquéllas. Yo estoy acá y tú ahí y allí nosotros cuándo. Eso es piedra. Eso es seda. Aquello es mar. Acá, hogar imposible, íntima ausencia, odiado domicio, prisión del día a día. Ahí, calor del tú, tu vida mía, tesoro de tu isla, aire de amor. Allá, donde no estamos, llovizna sobre la vida que jamás será nuestra y nos espera.

 

Si no sabes la teoría para poder realizar el ejercicio, estudia los ejemplos de adverbios.