Los adverbios de sitio o de lugar

El casi siempre y en toda circunstancia impresentable consistorio madrileño, amén de tener el descaro de limosnear de propios y extraños para sostener su megalómano y también inconsistente proyecto llevado a cabo en el antiguo Palacio de Correos, pisotea alegremente la ortografía y la gramática de España al rotular, en una suerte de cepillos estratégicamente esparcidos por los espacios del inhóspito y muy caro engendro gallardónico-botellero, «aquí tú donación» ¡exactamente para «secundar este espacio cultural»!

La fotografía que ampliamos procede del artículo publicado el día de ayer en «El País» digital por A. G. d’Atri (quien, no obstante, no semeja haberse dado cuenta de los despropósitos, cabe aguardar que Solamente por deficiencias visuales y no de capacitación; y que, por si fuera poco, charla de huchas, cuando lo adecuado sería hacerlo de cepillos).

Sólo nos queda aconsejar al anónimo responsable cultural de la Cosa de Cibeles que, si hizo novillos el día en que en su escuela se enseñaban los adverbios de sitio y volvió a hacerlos (¡vaya, hombre!) en la clase donde se estudiaba la diferencia entre el tú pronombre y el tu adjetivo, se lea al menos lo que sobre esta sencillísima cuestión escribió nuestro abuelo L. Hernández A. en su Defensa del Idioma, y que publicamos en su día en la próxima entrada. ¡Ánimo, que jamás es tarde! De nada.

Fuente: http://ejemplosdeadverbios.hazblog.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s